ENTALPÍA SL - Soluciones Técnológicas

Lunes a Viernes - 09:00 to 19:00

Las subvenciones son incentivos públicos que cualquier administración, sea local, regional, nacional o internacional, pone a disposición de empresas y particulares (incluso a otras entidades públicas) para mejorar la competitividad de un sector, introducir nuevas tecnologías, eliminar el uso de otras…

Tipos de subvenciones

Realizar reformas para conseguir un consumo de energía responsable puede suponer un coste muy elevado. Por ello es necesario destacar que, si su empresa está buscando mejorar la eficiencia energética para lograr un mayor ahorro de energía, puede recurrir a ayudas o subvenciones para hacerse cargo del coste o de una parte de este. Estas ayudas se convocan anualmente y pueden suponer: reformas de edificios e instalación de generadores de energía renovable como calderas de biomasa, paneles solares. Los requisitos que deben cumplirse, así como la cuantía de la ayuda pueden encontrarse en la página web del Gobierno de España.

Existen muchos tipos de ayudas económicas, aunque generalmente podemos clarificarlas en dos tipos; subvenciones reembolsables y subvenciones a fondo perdido. Las primeras requieren de un plazo y compromiso de entrega para ser devueltos y los segundos, a fondo perdido, no serán devueltos por el beneficiario de la ayuda.

La mayoría de subvenciones cubren un porcentaje de la inversión. Rara vez encontramos ayudas que cubran la totalidad de la inversión, ya que la administración pública busca la máxima implicación de empresas y ciudadanos en el proceso.

En cualquier caso las condiciones económicas que ofrece la administración son muy ventajosas y agilizan el proceso de inversión, minimizando los riesgos y maximizando las oportunidades generadas con la financiación.

¿A quién debemos acudir?

Una vez que sabemos que plan de financiación pública nos interesa, según las necesidades de la instalación, debemos acudir a profesionales acostumbrados a lidiar con los tramites y documentación pública necesarios para la solicitud.

Algunos ejemplos de fuente de información son:

Elijas a quien elijas, elige con cabeza. Contrasta la información y recuerda, aunque las ayudas sean «gratis», debes conocer y cumplir con los requisitos. Debes contar con expertos que te asesoren y eviten que tengas que devolver la subvención después de haberla gastado.